domingo, 28 de octubre de 2012

Nueva moda venezolana: la sobacofilia

Disculpe que últimamente no escriba demasiado. Cuando se acerca diciembre y en diciembre, tengo un pico alto de tareas en mi trabajo, aquel que lleva si no el pan a la mesa (porque no dejo de ser un mantenido) sí la gasolina al tanque de mi carro y las merengadas de proteínas al shaker, por lo que descuido este espacio.

En esta ocasión, quería compartir con ustedes algo que he notado últimamente en las redes sociales: la moda de subir los brazos en las fotos en plan te pelo la axila y soy muy sexy, pues....

1.- Primero tenemos los sobacos sin mucha forma pero depiladitos con accesorio wild artesanal a juego:


El accesorio suele venir con lentes de aviador. Ver perfil. Para ver la variante "pelos rebajaditos" haga clic acá.


2.- ¿Qué mejor oportunidad para enseñar unas axilas al natural que bajo una cascada?


La mirada distante con la boca abierta como que está a punto de decir algo le dará el toque poético. Ver perfil.


3.- Cualquier excusa será buena para llevarse una mano a la cabeza y pelar una axila peludita.


Por ejemplo acomodarse un sombrero, así estemos bajo techo. Ver perfil acá.


4.- Un gesto masculino con los pulgares es también un excelente pretexto (muy de moda)


Ver perfil acá.


5.- ¿Por qué no levantar las axilas para tomar una foto?

Dato: las fotos en blanco y negro disimulan una cara fea de maravilla. Ver perfil


Bueno, y así otros miles...


Ver perfil
Ver perfil
Ver perfil

Ver perfil
Ver perfil
Ver perfil
Ver perfil

Porque cuando la agarran con algo, no la sueltan... (ojo, no sólo es cosa de hombres, también está de moda entre las mujeres, lo que es peor, porque con el cuento de la depilación las suelen tener grises).

Si quiere saber qué ha de entrenar para que se le forme el muy codiciado hueco en las axilas (aunque vimos que en esas fotos no necesariamente todo el que posa lo tiene...) pues la respuesta es la parte alta del pectoral y el gran dorsal (la espalda arriba). No hay un ejercicio mágico para el sobaco, así que un día haga en su gimnasio más cercano el tirón con barra (llévese la barra al pecho, no detrás de la espalda o se va a fastidiar el hombro), el otro día press de pecho inclinado, y combine con la rutina de esteroides de su preferencia o jamás alcanzará las axilas de porno deseadas.

Y ya sabe cuál es mi opinión sobre Facebook: si no quiere que le digan cosa sucias, no monte fotos sucias, si no asúmalo y disfrútelo, que si bien no será un Manhunt así lo usa...


Hasta el próximo domingo y bueno, para que no se diga que veo la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, los dejo con la mía (aunque jamás la tuve de perfil y la vergüenza no me dejó subir los brazos más de eso)

domingo, 14 de octubre de 2012

El pez que fuma

"El pez que fuma" (1977) de Román Chalbaud es para muchos la mejor película venezolana y no es para menos. A mí me encanta por su lenguaje, su venezolanismo, su visión de la democracia y a la vez su universalidad. Sin ser pretenciosa tiene de todo, hasta un cochino. Lo que más me gusta, sin embargo, (a parte del final que es una obra maestra) es ese reflejo social de nuestros años setenta que si bien con todos sus defectos me atrevería a decir fueron más abiertos y diversos que los actuales. Los setenta venezolanos fueron como los ochenta españoles: licenciosos, divertidos.


Ficha técnica
Dirección: Román Chalbaud
Guión: José Ignacio Cabrujas (novela)
Protagonistas: Hilda Vera (La Garza), Orlando Urdaneta (Jairo), Rafael Briceño, Haydée Balza y Miguel País: Venezuela
Año: 1977
Género: Comedia, Drama
Duración: 120 minutos
Idioma: Español

El pez que fuma es un bar-prostíbulo, ubicado en las periferias de la ciudad, regido por La Garza (Hilda Vera) quien hace bastante dinero con su negocio y le confía a su amante Dimas (Miguel Ángel Landa) la tarea de depositarlo en un banco. Dimas,después de gastarse el dinero en apuestas y mujeeres, sufre un atentado en nombre de Tobías (Ignacio Navarro), presidiario y antiguo amante de La Garza. Dimas decide vengarse pero antes se aparece Jairo (Orlando Urdaneta) en el bar quien, también enviado por Tobías, sacude por lo bajito la dinámica preestablecida en El pez que fuma. La película tiene momentos gloriosos, como un velorio lleno de putas y travestidos donde se canta un tango, o cuando Hilda Vera toma la cédula de identidad de Orlando Urdaneta y la lee: "Estevez García, Jairo Javier. 10/10/58. Soltero y marico".

Abajo la película completa, que si no la ha visto debería. No se asuste si al principio la encuentra un poco densa porque al poco agarra ritmo. Es una historia bien contada. Tampoco se asuste con el sonido del principio, una lamentable falla de origen pero que inmediatamente se acomoda para quedar una resonancia del pasado que junto con la textura de la imagen confieren valor añadido de nostalgia (como un filtro de Instagram pero sin la ridiculez). Ojo que también tiene un negro un poco dilatado al arrancar, no es que esté mala.

martes, 9 de octubre de 2012

La Bohemia en el Teatro Municipal



Este sábado 13 de octubre a las 5:00 p.m. se presenta la archiconocida y muy aplaudida ópera de Puccini La Bohemia en el siempre interesante Teatro Municipal de Caracas; será la primera de cuatro funciones que tendrán lugar los días 13, 14, 20 y 21 de este mes (a la misma hora, 5:00 p.m. sea sábado o domingo) en el marco de "La ópera regresa al teatro municipal 2012" y vaya que hacía falta volver a usar ese espacio. A continuación la ficha técnica:

GIACOMO PUCCINI
La Boheme
Dirección Escénica: Alexandra Pérez y Diego Puentes
Mariana Ortiz, Robert Girón, William Alvarado, Franklin De Lima, Roberto Leal, Álvaro Carrillo, Giovanna Sportelli y Cayito Aponte
Coro de Ópera del Teatro Teresa Carreño, dirigido por Jesús González.
Coro de Niños del Núcleo Los Teques de la Fundación Musical Simón Bolívar, dirigido por Samia Ibrahim
Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas
Dirección Musical: Maestro Rodolfo Saglimbeni
Subtítulos en español

45 minutos antes de la función estarán realizando un foro relacionado con la obra, con la presencia de Rodolfo Saglimbeni, Sadao Muraki y miembros del elenco.


Una producción de la Compañía de Ópera "Primo Casale", Athena Producciones, Teatro Teresa Carreño, el Instituto Italiano de Cultura, y la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, Gestión Cultural de la Alcaldía de Caracas.


¿Cuánto cuesta la entrada para La Bohème en el Teatro Municipal de Caracas?
¿Cómo hago para adquirir las entradas para La Bohème en el Teatro Municipal de Caracas?

Precio de la entrada: 20,oo Bs.; disponibles sólo el mismo día de la función a partir de las 2:00 p.m. en la taquilla del propio teatro, sin embargo sugiero llegar un poco antes porque la sala sólo cuenta en la actualidad con un aforo de 500 y tantos espectadores.

El Teatro Municipal se encuentra en la Avenida Oeste 8 con Avenida Sur 4, junto a las torres del Centro Simón Bolívar. Es mejor llegar en metro, estaciones Capitolio o Teatros. A continuación un mapa:



Ver mapa más grande

El teléfono del Teatro Municipal es el (0212) 4816492.

Espero encontrármelos por allá, valdrá mucho la pena por la obra en sí, la cuarta más representada en el mundo (lo tiene todo, es entretenida, las canciones son todas buenas), de Puccini que está considerado uno de los más grandes compositores, la gente que la está montando es muy seria y la sala, tan antigua (es de finales del siglos XIX, casualmente ronda el momento original en que se estrenó La Bohemia en Milán), está llena de magia. Además no es que todos los días monten ópera en Caracas y menos en ese espacio, así que hay que aprovechar.

En el siguiente enlace pueden entrar al evento el Facebook: https://www.facebook.com/events/418068398243256/


domingo, 7 de octubre de 2012

El desamor: causa y profilaxis

Que el día anterior dejase los lentes en el gimnasio desencadenó la serie de acontecimientos afortunados y a la vez cotidianos que se suscitaron el martes y que describiré a continuación, al fin y al cabo, después de haber vivido la angustia de manejar con la visión reducida opté por el transporte público, lo que me obligó a tomar un poco de aire. Siempre he sido un gran defensor del transporte público, por más que la clase media se horrorice ante la idea de que le vayan a poner una estación del metro cerca de su casa porque se les va a llenar el patio de "gentecita". 





Como sabrá, trabajo en Plaza Venezuela y a la espera de que baje la cola opto por entrenar en un sitio cercano, pero el martes como no tenía que utilizar el carro simplemente pasé buscando mis lentes y decidí irme a pié a las cinco en punto por todo el Boulevard de Sabana Grande y la Avenida Principal de las Mercedes hasta el centro cultural Trasnocho. No sólo pude disfrutar de cambiar por un paseo la gris y desagradable rutina de irme a torturar a un lugar lleno de personas vanidosas durante dos horas y media por deseos de aprobación, sino que todo estuvo en su sitio. La luz del atardecer era espectacular y la brisa me dio energía para llevar a cabo los 4 kilómetros de recorrido sin apenas darme cuenta. La ciudad, a pesar de lo tumultuosa, lucía hermosa en esos tonos amarillos; los cristales de los edificios parecían encendidos en llamas y la gente menos fea. Cada uno de los semáforos cambió a verde para mí y mientras el bramar del tráfico y la marea de luces blancas y rojas amargaba a los miles de valientes al volante, yo caminaba sobre unas botas de suela gruesa que me hacían sentir alto y con la urbe a mis pies como Kim Basinger en “Nueve semanas y media” a pesar de mi metro 74 y que aquello tampoco era Nueva York.

Hice algo que nunca había hecho: ir al cine solo. Llegué justo a tiempo para comprar la entrada; cuando me senté en la butaca arrancaron los créditos iniciales, por lo que me había saltado la publicidad que colocan antes de las películas. Era perfecto. Vi una de las típicas comedias absurdas de Woody Allen (quien no es santo de mi devoción) que sin embargo me encantó por el mejor motivo que le puede gustar algo a alguien: una identificación personal; toda la trama transcurría en Roma, mi ciudad favorita, hablo italiano y me encanta escucharlo hablar. Salí de la sala desabotonándome el sweater mientras subía por unas largas escaleras, las docenas de luces del portal a la calle me deslumbraron y si bien sentí un vacío al no poder compartir el momento con alguien me invadió una sensación de entereza y reconciliación con Caracas. El tráfico había bajado y hacía una noche fresca y limpia que me ayudó bastante a superar mi depresión de los últimos dos meses (quizás menos, pero el tiempo se me había pasado lento) producto de que mi novio decidió que no quería ser más mi novio.
 
Sí. Por primera vez en la vida me habían dejado y me la estuve pasando encerrado en mi cuarto, llorando y alucinando (esto último me tiene un poco preocupado, creo que debería ir a un psicólogo), y no fue sino hasta el martes que empecé a sentir que de verdad lo superaba  Yo, hecho un desastre; como Homero en el capítulo en el que Marge lo bota de la casa por contar intimidades, que termina hecho un mendigo. No me provocaba otra cosa más que dormir, ni ir al Ávila quería (que con eso soy religioso), ni al cine, si a caso ver películas en casa, con mi tolerancia hacia mi abuela y mi mamá en bajos históricos al punto de que los deseos de ver a la primera muerta estuvieron a punto de materializarse en actos. Toda canción que escuchaba sentía que tenía que ver conmigo ¡toda! hasta “Frozen”. Me acostaba en mi camita y al cerrar los ojos le decía a la nada "te quiero", como si él siguiese ahí. Jamás había estado tan deprimido en toda mi vida. Motivo de la ruptura: ninguno; no fueron infidelidades, no fue una pelea estridente, fue simplemente hastío.
 
De acuerdo con mi filosofía enamorarse depende de un esfuerzo activo de cada quién no para enamorar a otra persona sino para enamorarse uno mismo de otra persona. Normalmente la literatura nos habla de flechazos instantáneos, de amores locos que duran para siempre, aunque al menos es realista en cuanto a que la motivación suele ser física. Efraín se rinde ante los "encantos" de María, no se rinde ante la inteligencia de María; de ella estima su aroma a las flores que recoge, sus cabellos, sus blancos pies... (podría estimar la dote con la que el autor, Jorge Isaacs, sazona al personaje cuyo nombre virginal titula su obra, pero esto parece que tampoco influye a Efraín). Efectivamente creo en la atracción irracional y en el deseo a corto plazo (semanas, si acaso días en el mundo trepidante de hoy), pero a la hora de entablar una relación de verdad ese tipo de flechazo no basta. Soy yo el que decide enamorarse porque sé lo que quiero y me concentro en ello; ese es el amor que durará por años y quizás hasta la muerte. Una persona que no sabe lo que quiere sino que se deja llevar por los sentimientos jamás podrá sentir amor duradero así como tampoco lo sentirá aquel que no tenga la disposición de enamorarse y mantenerse enamorado.
 
Nunca había conseguido yo tantas cualidades maravillosas en un hombre como las que encontré en mi último novio así que, decidido, a eso me dispuse, sin embargo él no era perfecto, nadie lo es. Día a día me fastidiaban sus múltiples manías, manías que se fueron revelando con todo su peso con el pasar del tiempo, como que cantara constantemente (algo que por cierto heredó de su padre), o que alzara la voz excitadamente por cualquier motivo, que fuera pichirre o que proyectara en mí algunos de sus defectos, sin embargo cada vez que una de sus actitudes no agradables o anti sexys (porque no olvidemos que lo más importante siempre es el sexo) afloraba, yo pensaba en todo lo bueno y me quedaba tranquilo; las notas del bolero que él tarareaba no sólo dejaban de desagradarme sino que me arrancaban una sonrisa. Esa es la disposición de la que hablo, la de dejar a un lado las fallas intrascendentes para concentrarnos en lo importante; los gays necesitamos de cursos prematrimoniales para que nos expliquen ese tipo de cosas. 

Una vez que hemos tomado la decisión de estar enamorados y nos dedicamos a ello llega un punto en el que el mecanismo resulta automático y se crea un sentimiento virtualmente imperecedero; nos concentramos en lo bueno inconscientemente. Es ahí cuando si te mandan al carajo duele horrores, porque sabes que te metiste en ese paquete tú sólo, por decisión propia, y el dolor y la rabia no desaparecen fácil. 

Tolerancia (o falta de ella). Si el tipo se irrita a la mínima y comunica con amargura que, por ejemplo, le desagrada el sonido que le producen a usted las rodillas al levantarse en las mañanas (un "clac" ligerísimo del que usted ni se había percatado), ya sabe que eso no va para ningún sitio, por nimio e inocente que parezca. Guerra avisada no mata a soldado.
 
Somos pocos los que tenemos la disposición de enamorarnos. Como muestra, tengo un amigo, no el más agraciado aunque sí divertido y exitoso (el fin de semana pasada descubrí que tiene unos piernones, al menos), que se la pasa buscando pareja activamente por todas las redes sociales (con lo desagradable que es eso) y lugares de ambiente de la ciudad. Le cuesta, aunque los rechazos parecen nunca desanimarlo. No hay reunión de locas a la que no asista y sufre horrores hasta que por fin da con uno que le haga caso, no obstante al poco empieza a buscarle los defectos (y a buscar otros partidos también), porque en vez de tener una real disposición de enamorarse tiene en mente la cacería, la búsqueda de autoestima, vienen los problemas, se sabotea e inevitablemente va sumando intentos que ya conforman una cadena larga de eslabones miniatura. Su amor es hacia sí mismo y me cuesta imaginarlo realmente despechado por alguien. Por cierto hace como dos semanas se "empató" y el tipo pinta perfecto; vamos a ver cuánto le dura antes de buscarle la quinta pata al gato.

Luego están aquellos que aseguran que la vida les debe algo bueno y excepcional que no logran describir con palabras, eso etéreo y emocionante en plan lesbiana de "The Hours" que no saben qué es pero que les resulta importante, que vale la pena. Estas personas tampoco lograrán nunca enamorarse por mucho tiempo al ser incapaces de tomar la decisión de en realidad querer a una persona porque sentirán eternamente ese vacío de características depresivas "insatisfacible" y así como no son capaces de sentir amor profundo tampoco estarán nunca despechados ni comprenderán lo que es eso; tristes sí, pero despechados jamás.

Las personas incapaces de enamorarse pueden ser a grandes rasgos divididas en esos dos grandes grupos, los siempre cazadores (como mi amigo el feo) y los demasiado "sensibles"; evítelos si quiere compartir años con una persona porque no lo logrará y no dependerá de usted: le dirán adiós sintiéndose grandes. Usted podrá ser el mejor partido del mundo, la persona más detallista, un tigre o una tigresa en la cama, que igualito será rechazado o rechazada con tedio lo mismo que si hiciese todo lo contrario. 
 
Tiene su morbo estar enamorado e incluso que te rompan el corazón, y por ello no me refiero a un rechazo inicial o un desaparecí después del primer polvo, sino al abandono que expliqué anteriormente, de consecuencias mucho más profundas. Amor (y desamor). Placentero o doloroso hay algo lleno de vida y significado que da sentido a muchas cosas y francamente siento pena por quienes son incapaces de sentirlo, mucho más por aquellos que no creen en él, y me angustia porque a la hora del té, y no estoy diciendo que vayamos a involucrarnos por cualquiera pero sí cuando todo está dado, enamorarse depende al final de cada quien, de vencer miedos, de proponerse metas, pero sobre todo de dejar a un lado al inútil orgullo y los nada nobles complejos de superioridad. Al menos ya creo tener la vista más afilada para ubicarlos y mantenerme a raya. Mientras tanto disfruto de mi despecho caminando por la ciudad.

Hasta el próximo domingo.

miércoles, 3 de octubre de 2012