domingo, 17 de junio de 2012

Relatos de la noche en la que murió el glamour

Puede que estas líneas le parezcan vulgares. Más allá de homosexualidad, en nombre de Temis se ha hablado alegremente de intrigas, de enfermedades de transmisión sexual, de rebusque por Internet y en lugares públicos, de infidelidad, promiscuidad, drogas, y de travestismo en los bajos fondos, como si lo más normal del mundo fuese... y es que así es. Se ha puesto en tela de juicio la religión más de una vez así como el papel de la sagrada familia, y ha quedado plasmado el apetito por licenciosos malhechores como si del deseo de un niño por un globo se tratase. 

Foto de la urbanización Juan Pablo II (qué nombre tan rimbombántemente católico y posmoderno cutre)
 tomada del
Blog de Gustavo Legórburu


No tanto atrás, Margarita Zingg caminaba dejando un delicado rastro de fugaces plumas que poco a poco se le iban desprendiendo a su vestido (efecto minuciosamente pensado) por los caminos eternos de la bella Hacienda la Vega. Todo eso se ha convertido en enormes conjuntos residenciales compuestos por edificios comparables a un panal de abejas, cuyos apartamentos vendrían siendo las celdas y cuyo urbanismo, como todo en Caracas, jamás fue terminado, donde actualmente vive una clase media inculta desde siempre y si bien trabajadora y otrora fuerte, orgullosa y sencilla, que ahora está empobrecita, amargada y a veces se comporta de manera violenta (fíjese en el tráfico o cuando se abren las puertas de un evento de márketing, porque no voy a decir cultural, cómo se comportan las multitudes). Antes nos visitaba el Príncipe Carlos de Inglaterra para disfrutar de aquel maravilloso lugar llamado Le Club que tan bien supo manejar el catire Fonseca (esposo de la siempre correcta Carolina Bérenz), ubicado en el Centro Comercial Chacaito. Uno se podía encontrar a Christian Dior, que en paz descanse, de paso por la ciudad bien fuese para inaugurar una tienda como para visitar a su musa Mimí Guevara de Herrera Uslar, que en paz descanse también, suegra de nuestra Carolina Herrera (esa misma que se fue corriendo a Nueva York y que, al sol de hoy, creen española, francesa, mejicana o cualquier otra cosa menos venezolana).

Chacaito en la actualidad se ha convertido en un lugar que pocos asociarían con la realeza y para entrar al nuevo Le Club, oda a lo equivocado, con pagar basta, que no estaría necesariamente mal (al fin y al cabo hablar de abolengo en Venezuela es una enorme ridiculez) pero claro, el problema es que el dinero en nuestros días se encuentra generalmente en las manos menos atinadas. Vivimos en la noche en la que murió el glamour y los filisteos juegan con su cadáver.

Resulta que alguna vez soñé con ser un Revenga (apellido de la high) para luego darme cuenta de que lo interesante y la diversión hacía mucho que se habían alejado de la alta sociedad y de todo aquello con pretensión de serlo; entonces ¿por qué el empeño en aferrarse a los preceptos de respetabilidad de una clase media nula con intenciones de imitar a una alta sociedad en caída cuyas verdaderas costumbres y moral para colmo se ignoran? Luisa Gorrondona murió demente hace tiempo, afirmando que se la pasaba montada en bicicleta por el Country a pesar de que a penas podía caminar.

Rafael Domingo Revenga y Luisa Gorrondona, tomado de "Gente con personalidad y brillo" de El Universal.

No sólo fanáticos conservadores de la vieja guardia como Pancho Herrera Luque (que espero se esté pudriendo en el infierno) sino también, en nombre de irracionales aspiraciones y en detrimento propio, hasta los homosexuales, dentro o fuera del armario y en mayor o menor medida, se aferran a prejuicios: que si aquella es una puta, que qué asco Diosa Canales, que si cómo es posible lo afeminado del otro, que habrase visto que una trans participe en un concurso de Misses, como si estuviesen posesos por una señora de sociedad. A todos ellos mi mensaje más llano es "déjense de eso". Preocúpense por adquirir sustancia, que nunca está de más, sean y dejen ser, dejándose de vanos escrúpulos y ridículos complejos. Desinterioricen el machismo, el heteroxismo (palabra bonita con la que los machistas "cultos" a veces se autodenominan para no decir que son machistas pero poder abogar por sus atrasadas ideas) o como quiera llamarle. De eso tratan estas líneas.


Francisco Herrera Luque, médico y psicólogo de gran influencia en la cuarta, en su libro titulado "Viajero de Indias", que de acuerdo con su contraportada “analiza el proceso de formación psico-social de la población venezolana", describe la "sobrecarga sociopática" de la gente de nuestro país, la influencia que han ejercido sobre ella los factores hereditarios e inmigratorios, así como los lazos que la unen a las castas y la endogamia. Herrera incluye a los homosexuales en un apartado llamado “Manifestaciones de psicopatía o de graves enfermedades psíquicas” a pesar de que los psicólogos, incluida la Organización Mundialde la Salud, niegan que la homosexualidad sea una enfermedad. Una joyita el señor, pues.

3 comentarios:

  1. Una vez en la parte trasera de un taxi en Marbella, Béatrice d'Orléans, princesa de Francia, me contó cómo en los años setenta el equipo de Dior se movilizaba todos los años para llevar la colección a Caracas y organizar un desfile privado para las damas de la alta sociedad. "Lo que ahora son los clientes de Rusia y China antes lo eran los venezolanos", decía.

    ResponderEliminar
  2. Luisa Gorrondona jamas murió demente! Aura Marina Hernandez y Leopoldo Fontana llevaron a Luisa comida cuando estaba falleciendo. Murió con sus facultades mentales en excelente estado!. Abandonada por sus hijos en su casa del country. esto me lo relato la misma Aura Marina Hernandez hace poco en una cena que tuvimos en su maravillosa casa

    ResponderEliminar