jueves, 22 de marzo de 2012

Viviendo en la capital de la ginecomastia I

Voy a aprovechar que me siento malito y por ende no voy a ir hoy al gimnasio para hacerme junto a usted la siguiente pregunta: ¿Existirá algo más importante para el varón actual del tercer mundo que ser joven, tener dinero, estar bien relacionado, alcanzar el éxito o haber de buen gusto y talento? Pues sí: los músculos. Lo que unas tetas operadas para la mujer exótica y plástica de este pizpireto rincón del mundo, son unos pectorales amplios y de roca para el hombre, y no cualquier tipo de pectorales amplios sino unos bien desarrollados a punta de esteroides porque sepa usted que sin la ayuda de esas hormonas masculinas sintetizadas es absolutamente imposible conseguir los desarrolladísimos cuerpos que nos hemos acostumbrado a ver en nuestra asquerosa televisión nacional y publicidad. Incluso aquellos a los que llaman "acuerpados" tienen arriba cualquier cantidad pinchazos en esas nalgas (los esteroides se inyectan en esa zona) y si no lo invito a entrar al vestuario de mi gimnasio y vea cómo ese montón de musculocas y vigoréxicos pelan esos traseros y se inyectan los unos a los otros mientras cantan como los enanitos de Blanca Nieves. Luego en la papelera la montaña de jeringas, estuches de jeingas, frasquitos, cajitas de frasquitos y prospectos es digna de admiración. A continuación, vean mi cuerpo luego de años de ejercicio y sacrificio, en la plenitud de mi vida (27 años), reflejado en la siguiente foto en la que salgo amorocito con mi novio visitando el Centro Cultural Recoleta en Buenos Aires...


...y noten cómo en nada se compara al "talento" de nuestro talento nacional, posando en plan sexy criollo (dígase jean desabotonado, peinado pasado de moda, cara de serio, brazos depilados y la cosita religiosa colgando del cuello, que ha de ser el muchacho muy devoto) de Manuel Sosa (por citar sólo un caso, si no véase por dónde van los ídolos juveniles Chino de Chino y Nacho y Aran, ídolo de las más jovencitas gracias a Somos tú y yo), pésimo actor de novela para planchar:


Si de verdad cree que eso se consigue comiendo mucha pechuga de pollo, haciendo ejercicio, durmiendo mucho y tomando mucha agua (que es básicamente lo que ese tipo de hombres dice que hace en un alarde bíblico de hipocresía) sepa que no y no lo intente por esa vía o terminará frustrado. Si aspira a llegar a ese volumen prepárese a gastar en inyecciones de decadurabolin, polysteron y hormona de crecimiento aproximadamente un sueldo mínimo al mes (ya lo averigüé) y fregarse el hígado, a parte de comerse una docena de claras de huevo por la mañana y cualquier otra cantidad de cochinadas que dudo sean especialmente sanas a lo largo del día, y eso sólo para el volumen. Para la definición no estoy tan seguro, porque lo normal es echar barriga bajo tales condiciones y créanme que hacer 200 abdominales al día por sí sólo no lo va a evitar por más ejercicio cardiovascular que haga. Supongo que tratamientos estéticos como la ultracavitación juegan un papel fundamental a la hora de conseguir unos abdominales marcados para estas moles, por no decir directamente que hay que consumir piedra.


Tanto rollo mediático en contra de la anorexia no tiene su contrapartida en contra de la vigorexia, pero en este mundo machista, gobernado por hombres que pueden pagar por sexo, no hay interés. Luego lo preocupante es que no sólo las "estrellas", nuestras "glorias" están optando por poner en peligro su salud por la estética mediante los esteroides, sino que tanta presión está haciendo que ese mundo de vanidad y competencia sucia se expanda a todos los ámbitos. Dese un paseo por los cines de El Tolón y vea de qué hablo: adolescentes varones de quince y catorce años con cuerpos trabajadísimos, pectorales hipertrofiados, espaldas que parecen refrigeradores y mega brazos. No sé si decir “bien por ellos” o desaprobar el que criaturas se dediquen a esculpir sus cuerpos en vez de disfrutar las cosas propias de su edad (como emborracharse con los amiguitos, fumar a escondidas, robarse el carro de los padres, que era, más o menos, lo que yo hacía), sin mucho pensar en sexo porque, estemos claros, la idea de meterse en un gimnasio a torturarse está encaminada a eso, a hacerse más atractivo, lo que pasa es que se eufemiza frecuentemente con la cuestión de “sentirse bien”. Cuando vi a uno de los mencionados muchachos en los cines de El Tolón sobándose repetitivamente los pectorales mientras hacía la cola de la caramelería con la noviecita, aproximadamente de la misma edad de él, pensé: pobre chica, pedí una Coca-Cola gigante (de esas que parecen una papelera) y un perro caliente de esos enormes para conservar la pequeña barriguita que me salió de un tiempo para acá y que se niega a desaparecer, y sonreí ampliamente al recordar que al menos tengo algo que ese chicos no tendrá: recuerdos de una infancia y una adolescencia maravillosa y auténtica.

Si el problema de los esteroides lo aterra imagínese qué nos queda a los homosexuales, víctimas y verdugos de una superficialidad a destacarse, si incluso aquellos que no hacen ni los ejercicios de kegel lo que están es pendiente de llevarse a la cama ya no a alguien como yo sino al chico Sosa, generaciones víctimas también de haber crecido viendo pornografía en Internet y a quienes la realidad es imposible que les satisfaga. La competencia es dura para un gay y lo que viene es tremendo. Pareciera que en un futuro cercano habrá que entrenar al menos cinco días a la semana para conseguir así sea un poco de sexo oral ¿Por qué conformarse con alguien si, por más bueno que esté, por mejor posicionado socialmente que esté, por más dinero que tenga, por mejor que se comporte, o por más culto que sea, en teoría, siempre puede haber otro mejor… y en especial con mejor cuerpo?

Salimos todos corriendo como este hombre (uno de los descarados que conocí y me dijo que comiera más para aumentar masa muscular pero que obviamente se inyecta lo que se le ponga en frente), posando junto a su más armónico amigo, a pincharse y a exhibir su trabajado cuerpo, sin darse cuenta de que ya va teniendo una incipiente ginecomastia (nótese su pectoral derecho; ni me quiero imaginar de qué tamaño debe tener los testículos, seguro ya se le van poniendo como unas metras)...


 ...ginecomastia que en breve, si no se la opera (con su horrible recuperación), se va a poner así...


 ...por no publicar aquí una foto peor para no abusar del mal gusto en este espacio.

Otro al que le está dando ginecomastia y sin embargo está ogullosísimo de su musculoso cuerpo...

(Tan espiritual su mensaje)


Sin embargo la flacura es una especie de maldición wicca que en países tropicales y sumamente frívolos como Venezuela impide llevar una vida normal. En mi próxima entrada hablaré de esos matices más sutiles y no sexuales con los que la ciudad castiga a aquellos que no se unen a la estética actual de exceso, voluptuosidad y vulgaridad. Hasta entonces.

5 comentarios:

  1. Después de esta entrada le vi las nalgas a mi hermano (lo confronté diciendole que se inyecta) y no tiene ninguna marca. Toda su definición y musculatura la logra a base de eso que dices que no funciona. Aunque además del gym corre bicicleta, sube cerros y esas cosas.

    Con respecto al tema, demás esta decir que estoy de acuerdo, ser musculoso y plástico es necesario para llevar una vida decente en este país y es muy triste. Yo creo que ya estoy por ceder a la presión e invertir un sueldo mínimo en eso jajaja

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. " tienen arriba cualquier cantidad pinchazos en esas nalgas " me refería a que los carajos se inyectan, usan esteroides, etc, no que les fueran a quedar marcas en las nalgas, claro que no les queda ningún tipo de marchas, o es que les has visto los culos marcados a los actores pornos. Créeme, si tu hermano está papeado como el bicho Sosa, se pincha, y se pincha que jode

    ResponderEliminar
  3. Como diria cualquiera de esos aspirantes a actores, modelos, ect "Es la genética"

    ResponderEliminar
  4. Eres un perdedor y un vago. Si no consigues tus objetivos es porque no te esfuerzas como deberías pero creeme que se puede tener un cuerpo musculoso sin pincharte nada. Un consejo, trabaja duro ;) Y no digas a los demas que no pueden porque tu no puedas.

    ResponderEliminar
  5. Nunca use nada de esas mierdas y tengo mejor físico que los que post este que por cierto ninguno de los. Que post este están muy grandes.
    Con dieta, dedicacion, descanso y excelente plan de entrenamiento se logra

    ResponderEliminar